Sobre los Estados fallidos… y los migrantes

gritos esperanza

Cuando se revisa un poquito sobre el pensamiento de Kelsen, podemos observar que, para él, un Estado es poderoso cuando su gobierno logra imponer la norma hasta donde termina su territorio; no necesitamos ser todos unos especialistas del derecho para comprender que la norma es lo que le da el orden a una sociedad, en este caso, su constitución y sus leyes.

Si revisamos el concepto de Estado Fallido, según los internacionalistas Herman y Rartner (1993), con una visión geopolítica bastante interesante cabe destacar, un Estado fallido es aquél que no llega a ser totalmente capaz de mantenerse como miembro de la comunidad internacional; para estos autores, el concepto hace referencia a aquellos países cuyos “Estados han perdido la capacidad de controlar el monopolio de la fuerza y la eficacia en proveer a su población los bienes públicos imprescindibles”…estaríamos hablando de Estados sin poder para controlar su territorio con su norma, pero además, altamente estaríamos hablando de Estados nocivos para el sistema internacional porque “pondrían en peligro a sus propios ciudadanos y amenazaría a sus Estados vecinos, a causa del flujo de refugiados, inestabilidad política, conflictos, y revoluciones…” por lo que vale la pena cuestionarnos cuántos Estados fallidos podríamos estar teniendo actualmente en Latinoamérica.

¿Por qué emigran los venezolanos de Venezuela?, ¿por qué emigran los hondureños de Honduras?, evidentemente no es un problema solamente de sistema económico, puesto que, en teoría, se supone que en uno se promueve el socialismo, y en el otro, el capitalismo… en teoría, recalco.

Más, es interesante, la relación entre el poder de un estado y su capacidad económica, ya que pareciera no haber mucha correlación entre un Estado económicamente fuerte y un posible status de “Estado fallido”.

Por lo que, podemos observar que los migrantes, y especialmente, aquellos que piden refugio y/o asilo, no son migrantes porque de manera egoísta deseen aprovecharse de recursos de otro país para mejorar su calidad y status de vida, sino porque su país no tiene los recursos mínimos para mantener su seguridad física y alimentaria, seguridad básica para cualquier ser humano según lo que sería la Pirámide de Maslow (1943) … Si logramos entender esto, comprenderemos con mayor conciencia la necesidad de protección y apoyo que necesitan, sin importar a dónde vayan, es un tema de sensibilidad social… Ciertamente, los países receptores, no están en obligación legal de recibirlos, pero sí es una obligación moral, por el simple hecho de ser seres humanos.

Es así como, los Estados fallidos afectan gravemente un sistema internacional, puesto que cada gobierno posee recursos limitados dentro de su Estado para abordar las problemáticas públicas de su país, de su propia sociedad, y atender a “nuevos ciudadanos” y además “en masa”, se convierte en un verdadero reto, que sin duda, termina siendo asunto de agenda en las mesas internacionales para poder dar resolución, no de manera aislada, sino en conjunto.

Es importante resaltar la necesidad de debate sobre cómo abordar la problemática migrante cuando el problema ya no es sólo del país que recibe y del país que expulsa, que presenta posiblemente características de Estado fallido, sino de los países que colindan la región afectada. Es necesario que el tema de migración sea incluido en las agendas públicas, cuando los problemas desbordan, estos casos que se están presentando en Latinoamérica prenden focos rojos en la región, lo ideal es trabajar en equipo, al menos es lo ideal, al menos esa es la ESPERANZA.

Gracias por leerme.

EL HADA DE GUERRA.